Índice del Contenido

Introducción y Consejos

Andamos siempre a las corridas con poco tiempo y con muchas ocupaciones y preocupaciones (la familia, lo laboral, estudios, etc) y muchas veces llegas a tu casa y tenes la heladera vacía. Tenes que ir de compras, ya es tarde y está todo cerrado. O no tenes ni idea que podes comprar ni que comer. Estas a full de home office, teletrabajando en casa y no te dan los tiempos para todo. Te ha sucedido verdad?

Para la mayoría de las personas, es una de las tareas más difíciles, aburridas y poco motivantes la de planificar lo que podemos comer principalmente en los almuerzos y cenas de la semana. Es muy importante organizar en lo posible un menú variado, balanceado y sano. De lo contrario se termina comiendo mal, picoteando cualquier cosa acudiendo una y otra vez a las mismas comidas chatarras. 

Sabemos que vivimos en una sociedad donde la comida rápida y fácil prima sobre la comida saludable, casera y elaborada.  La comida rápida puede hacerte ganar tiempo y esfuerzos pero a la vez te perjudican la salud, tal vez hoy no te des cuenta de la gravedad pero a la larga las consecuencias van a saltar.

Planificar y organizar lo que podemos comer a lo largo de la semana reduce las posibilidades del azar o andar improvisando en las ingestas y además te permiten ahorrar mucho tiempo y dinero.

 

Evita paseos interminables por los pasillos del supermercado para decidir qué precisamos y muchas veces terminamos comprando cosas que no necesitamos o repitiendo lo mismo de siempre. También es el primer paso para cuidar tu alimentación y más aún si tenes algún temita de salud (sea perder peso u alguna otra patología que te implique cuidarte en las comidas obligadamente). Ni hablemos ahora con esto de la pandemia que no se recomienda mucho salir de casa, solo lo necesario.

Si trabajas fuera de tu casa, te hace más fácil la tarea de llevar la comida a la oficina, lo que te permite comer de forma más sana y conveniente ya que gastar todos los días en rotiserías al paso o panadería con muchas harinas, si te pones a sumar y pensar no es para nada económico.

 

Además te permite tomar el control de tu salud ya que al elegir tus comidas tienes control sobre la calidad y cantidad de los alimentos y el tipo de preparaciones, lo que beneficiará tu salud personal y la de tu familia.

Hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo necesita fibras, proteínas, lácteos, grasas buenas, líquidos, cereales e hidratos en algunos casos, verduras y cierta cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales para funcionar correctamente. También hay que cuidar el aporte calórico de los alimentos que ingerimos (para mantenernos o bien bajar de peso según el caso). Si te pasas comiendo mucho un mismo tipo de alimento y pocos de otros, nuestro organismo te pasara factura.

 

Evitar o en lo posible no abusar de los fritos. Priorizar siempre las comidas que utilicen métodos de cocción como el horno, la plancha o el vapor. Es conveniente animarse a probar preparaciones diferentes, variadas, balanceadas y sanas durante la semana. Sería muy positivo también incluir a los más pequeños de la casa durante este proceso, ya que los hábitos que formen durante las primeras etapas de vida repercutirán mucho en su futuro.

Lo ideal es planificar 5 o 6 tiempos de comida: 1 desayuno, 2 comidas principales (almuerzo y cena), 1 o 2 colaciones y 1 merienda. 

 

Existen estudios científicos que indican que repartir los alimentos en más de 3 tiempos de comida mejora el contenido de nutrientes de la dieta total, aumentando el aporte de vitaminas, minerales y fibra.

 

El reparto dependerá de las actividades y tiempos de cada persona, por eso nosotros te podemos ayudar con las 2 comidas principales (almuerzo y cena), luego por tú cuenta, te encargas de lo demás. Los tiempos de comida nunca deben ser menos de 3. 

 

Por último y como regla general, se recomienda que la mayor parte de los alimentos se consuman en los primeros tiempos de comida (desayuno y almuerzo) y aligerar la cena (jamás evitarla).

Guía básica de cómo organizarte con las comidas para cada día

(*) El siguiente ejemplo no se aplica para todas las personas ya que puede variar según los problemas de salud que se tengan y perfil nutricional. Comidas Como en Casa no se hace responsable por el uso indebido de estas sugerencias de menú e información. En caso de duda, consulte con su nutricionista tratante ce su sociedad, según el caso.

Desayuno:

 

– Una fruta entera o un vaso de jugo natural.

 

– Un lácteo (yogur, queso o leche).

 

– Cereal (pan, a ser posible integral, galletas, avena, copos de cereales, barrita de cereales).

 

* Se pueden completar con un poco de jamón, aceite de oliva virgen extra, huevos.

 

* Se recomienda el consumo frecuente de fruta entera, ya que los zumos aportan sólo vitaminas / minerales y carecen de la mayor parte de fibra que aporta la fruta entera.

Colación de media mañana o merienda de media tarde:

 

Estos son tiempos de comidas que son una oportunidad para complementar la ingesta de ciertos alimentos que por lo general nos faltan nutrientes (por ejemplo las frutas), nos da energías y evitar llegar “hambrientos” al siguiente tiempo de comida. En este se pueden incluir cualquiera de estos alimentos:

 

– Jugo natural o fruta y yogur.

 

– Frutos secos (almendras, nueces, maní, castañas, pistachos, semillas de sésamo, etc)

 

 – Bocadillo (de queso o embutido).

Almuerzo:

 

 Lo puedes solucionar con una de nuestras viandas saludables de lo contrario puedes:

 

– Una ración de vegetales (en ensalada, wok o salteadas, guisadas, al horno, hervidas, en cremas o sopas, a la plancha, al vapor…).

 

– Una ración de cereales (arroz, pastas) o una ración de papas (horneadas o hervidas).

 

– Alternar entre carne y pescado un par de veces por semana o bien combinar legumbres y cereales para un adecuado aporte de proteínas. 

 

– Fruta como postre

Cena:

 

Al ser la última comida del día, lo ideal es que sea la más ligera de todas. Muchas personas no cenan y eso es muy malo ya que la cena permite incorporar los nutrientes que nos faltaron del día.

 

La distribución de alimentos debe ser similar al del almuerzo, pero en menor cantidad para consumir menos calorías. Evitar comidas copiosas y pesadas como pastas. Si eres de cenar poco te conviene tal vez alguna ensalada o bien alguna sopa de vegetales.

 

Teniendo en cuenta que después de cenar, por lo general, hay que descansar e irse a dormir, es muy importante incluir alimentos de fácil digestión.

Ejemplo de cómo planificar y organizar las comidas de la semana

Este método es el favorito de las personas organizadas que les encanta planificar.

 

Se le llama el método del cuadrante. Consiste en anotar los días de la semana en la parte superior y en el lateral izquierdo anotamos los tiempos de comidas y si deseas para tener un orden en las comidas puedes anotar los horarios en base a tu agenda diaria. 

 

A lo largo de la semana se recomienda (según su perfil nutricional), como mínimo comer 1 o 2 veces comer pescado, 2 de pollo, 1 o 2 de carne (vacuna o cerdo), 2 de legumbres y 1 de pasta y siempre presente vegetales. 

 

Siempre distribuir entre el almuerzo y cena que no quede en el mismo dia por ejemplo carne vacuna y pollo, o carne de cerdo con pescado, para no agrupar alimentos semejantes. 

 

Luego completar los espacios del cuadrante con otros platos tales como sopas y ensaladas intentando que quede lo más equilibrado y balanceado posible. 

El resultado puede ser similar a este cuadro (*). 

 

En este caso los almuerzos y cenas son viandas nuestras, lo que te permitirá ahorrar mucho tiempo permitiéndote solo preocuparte del desayuno (fundamental), colaciones y meriendas (opcionales, si puedes hacerlos mejor).

 

Para los fines de semana a veces es posible que quieras preparar algo especial en tu casa o salís a comer algo afuera o si por ejemplo haces un asadito o paella como comida familiar. Trata de no excederte y mantener el equilibrio de la semana. 

Prepara tu propio cuadro y déjalo pegado en la puerta de tu heladera y así será muchísimo más fácil ir sacando del freezer lo que vayas a necesitar para el otro día tenerlo preparado sin tener que pensar demasiado dejando espacio en tu cabeza para resolver otros asuntos. 

 

Nosotros con tus pedidos de viandas te regalamos una planilla para que puedas ordenar tus comidas de la semana para que lo puedas usar y completar. 

 

Luego la usas pegándola con unos imanes en la puerta de tu heladera / freezer o bien lo llevas en tu agenda, como mejor prefieras. 

Para cada semana tendrás que imprimir una nueva tabla o con cada pedido nos pides que nosotros te mandamos una, así evitaras enfrentarte al drama caótico familiar o de discusión con la pareja »No sé qué hacer de comer hoy!!, que podemos comer?», »Que cominos hace 3 días?», sino la clásica, » Otra vez comer lo mismo, esto ya lo repetimos ayer …», así vas a conseguir más menúes variados y balanceados en la semana (en la medida que te sea posible). 

 

Veras que mejoraras notablemente tu alimentación y disminuirán los posibles conflictos en casa por el tema de las comidas que creenos es muy habitual ya que cada miembro del hogar tienen sus propios gustos o preferencias y muchas veces cocinar para cada uno es tremendo drama. 

 

A veces es más fácil hacer algo común para todos en la casa y para ti si, que debes comer algo distinto, tener tu propia dieta armada pronta por nosotros que te la mandamos para que no tengas que estresarte más.

También este método ordenado te va a ayudar a controlarte con tu nutricionista tratante de la sociedad por ejemplo, ya que podrán controlar como te vienes alimentando por si te salen valores alterados, te pueden ayudar mejor en que partes de tu dieta podes hacer ajustes, mejorando tu alimentación. Este método ayuda a que mejores tus valores de salud de forma notable. 

 

Es lo que les sugerimos a nuestros clientes y les regalamos también estas fichas para que ellos lo puedan aplicar presentándoselas a sus nutricionistas de la sociedad.        

Todos estos problemas tienen una solución sencilla:

Nosotros te ayudamos a planificar y organizar tus comidas de toda la semana, quincena o incluso el mes completo si así lo requieres y deseas hacer un cambio radical en tu alimentación y rutina.

 

Gracias a nuestro servicio y sistema de viandas personalizadas te sobrara tiempo para dedicarte a lo que más quieras, menos en pensar que podes cocinar todos los días, las compras, lavar los platos, etc. Te olvidas de la cocina que nosotros nos ocupamos del resto. 

 

Para la preparación de tus comidas, siempre tenemos en cuenta tus gustos, patologías, dietas y requerimientos médicos según tu perfil nutricional. 

Guardamos toda tu información en una ficha de cliente siempre procurando enviarte una propuesta variada y balanceada todas las semanas con la finalidad de cuidarte comiendo rico y sano siempre para no aburrirte de siempre comer lo mismo cayendo en una alimentación monótona y aburrida, como de seguro debes de estar llevando hace buen tiempo y más si vives solo. 

Es hora que te dejes de postergar y tomes las riendas de tu salud, mejorando tu alimentación con nuestro servicio de viandas que por algo somos los más recomendados en Google y en las principales sociedades médicas privadas del país donde tenemos el privilegio de que profesionales de la salud nos recomiendan constantemente y no es por casualidad, sino producto al trabajo profesional que venimos llevando hace varios años.

Cuéntale a alguna amiga/o que necesite una mano con las comidas de la semana o que quiera empezar a cuidarse mejor, comiendo rico y sano. Seguro que te lo agradecerán!

Ir arriba